Itinerario 7

MONTBLANC - GANDESA (185 km)

Comarcas: Conca de Barberà / Priorat / Ribera d’Ebre / Terra Alta

1. Montblanc

¿Qué ver?

El Itinerario 7 comienza en la ciudad de Montblanc, capital de la comarca de la Conca de Barberà. Contemplaréis las Montañas de Prades y el Parque Natural del Montsant. A continuación realizaréis una visita a la comarca del Priorat y luego cruzaréis la comarca de la Ribera d’Ebre. Finalmente llegaréis a la comarca de la Terra Alta. Todas ellas tierras de vino de gran calidad y graduación!

Montblanc tiene unos 7.500 habitantes. Es una de las ciudades medievales más destacadas de la Cataluña Nova (tras la Reconquista). Tiene un perfil inconfundible por su recinto amurallado (s.XII) que es una obra maestra de fortificación militar medieval. Perfectamente conservado con sus treinta y cuatro torres. Con cuatro portales o baluartes, correspondientes a los cuatro puntos cardinales de acceso al recinto medieval amurallado más otro quinto portal para uso de la autoridad civil. Por supuesto, lo mejor es pasearse por el núcleo histórico y detenerse en algunos de los muchísimos monumentos medievales de orden civil, religioso o militar: El Palacio Real, Puente viejo, Molino de los Curas y varios espléndidos centros y palacios nobles, los baños públicos etc. La majestuosa y basilical Iglesia de Sta. Maria la Major (s. XIV), la antigua iglesia de St. Marçal (s. XIV). Y un largo etc. Cruza la ciudad el río Francolí. Visitar la web del Ayuntamiento: www.montblanc.cat

Alojamiento

Masia del Cadet (L’Espluga de Francolí)***

2. Monestir de Poblet

¿Qué ver?

Al salir de Montblanc debéis tomar la carretera N 240 hasta L’Espluga de Francolí y allí tomar la carretera T 700 que os llevará hasta el Monasterio de Poblet, segunda estación en vuestro Itinerario.

El Monasterio cisterciense de Santa Maria de Poblet es un libro de historia hecho con piedras. Fue fundado en el s. XII por Ramon Berenguer IV Conde de Barcelona y Rey de Aragón sobre las tierras cedidas a tal fin al Monasterio de Fontfroide en Llenguadoc. Los monjes se dedicaron a la viña, al aceite y a la explotación de los extensos bosques de la Serra de Prades. Construyeron a lo largo de los siglos un conjunto amurallado monumental, verdadero museo del arte de la construcción de todos los estilos y su figura de conjunto es muy bella y produce una magnífica impresión de pureza cisterciense. Protegido por los Reyes de la Corona de Aragón y Cataluña, se convirtió en el mausoleo de la dinastía Catalana. Hay que hacer una visita pausada y contemplar las muchas y magníficas piezas que componen este libro de historia hecho de piedras: las diversas Puertas, el palacio del Rey Martí, el claustro gótico con un precioso pabellón con la fuente de las abluciones, la sala capitular, la iglesia románica, la bodega etc. A principios del s. XIX sufrió una desgraciada devastación y un saqueo irreparable de piedras y libros. Durante el siglo XX y gracias a la iniciativa privada y pública se rehabilitó en su práctica totalidad y ahora vuelve a tener vida monacal activa (desde 1940), esplendor arquitectónico y proyección espiritual, social y turística. Cabe decir que Poblet es Patrimonio de la humanidad, declarado por la UNESCO. Visitar la web oficial del Monasterio: www.poblet.cat

Alojamiento

Hostatgeria de Poblet (Vimbodí)

3. Prades

¿Qué ver?

Al concluir vuestra estancia en el Monasterio de Poblet tomaréis la carretera TV 7002 hasta Vimbodí siguiendo luego la carretera TV 7004 en dirección a Vilanova de Prades y allí la TV 7005 hasta llegar al pueblo de Prades.

Bosque. Durante el trayecto habréis atravesado una buena parte de las montañas de Prades que son una extensa masa boscosa que cubre la mayor parte del territorio, salvo algunos campos de cultivo de cereales y avellanas. Sobre todo veréis robledales de diversos tipos, encinas, coscojas, pinares y acebo. También encontraréis castaños que producen manchas de preciosos colores de vinagre y amarillentos cuando llega el otoño.

Prades. Pueblo pequeño, con calles estrechas y curvilíneas propias de la configuración medieval. La plaza porticada, la iglesia de Sta. Maria la Major (s. XII) de piedra rojiza, el castillo y el resto de murallas son los elementos más destacables. En la plaza se encuentra la conocida Fuente renacentista de piedra rojiza y forma esférica con cuatro surtidores que indican los cuatro puntos cardinales. Se ha convertido en el símbolo de la villa. Visitar la web del Ayuntamiento: www.prades.cat

4. Siurana

¿Qué ver?

Por la carretera T 701 saldréis de la villa de Prades hasta encontrar la carretera C 242 que os conducirá hasta Cornudella de Montsant. Y ya os encontraréis en la comarca del Priorat. A vuestra derecha vais a ver la majestuosa Serra de Montsant que es Parque natural desde el año 2002.

Desde Cornudella de Montsant sale una carretera de 8 kms. que os transportará serpenteando hasta Siurana. En el trayecto observaréis los barrancos flanqueados de paredes rocosas verticales de colores ocre y rosa muy apreciadas por los escaladores de todo el mundo. Siurana es un pueblo puesto debajo de la roca puntera de la sierra que fue en otro tiempo castillo sarraceno inexpugnable hasta el s.XII. Quedan unos restos importantes y una iglesia románica preciosa en su simplicidad. Las casas de la calle mayor, de piedra bien labrada llevan a la proa de la sierra donde se puede contemplar una vista total e impresionante de la cordillera del Montsant y una extensa vista sobre la comarca del Priorat. En el fondo del valle está el río Siurana que forma un pantano. La visita a Siurana es inolvidable… y casi adictiva!

Alojamiento

La Siuranella (Siurana) ***

5. Escaladei

¿Qué ver?

Siurana es un callejón sin salida por lo tanto deberéis volver a Cornudella de Montsant por la misma carretera y en Cornudella tomaréis la carretera TV 7021 en dirección a Escaladei.

Escaladei fue un Monasterio Cartujano fundado en el s. XII, regido por un Prior y de ahí le viene el nombre de toda la actual comarca del Priorat. Históricamente, el nombre de Priorat constituían las tierras bajo la jurisdicción de la Cartuja prioral y que inicialmente eran los términos municipales de seis pueblos: Gratallops, Porrera, la Vilella Alta, Torroja, Poboleda y la Morera de Montsant además del macizo del Montsant. Los monjes de la Cartuja introdujeron el cultivo del vino y durante siglos las ásperas tierras del Priorato al pie de la Sierra del Montsant, produjeron una gran cantidad de vino de graduación impresionante. Esto se debe a que la geología del Priorat es primariamente formada por pizarras de fácil descomposición que se llaman piedra “llicorella” o pizarra. Este es uno de los factores, junto con los vientos de mistral y el sol intenso de verano, que producen los vinos fuertes y sustanciosos del Priorat. Como nos encontraremos la pizarra por todo el recorrido del Priorat es bueno describirla con las inspiradas palabras de nuestro escritor Josep Pla: “Las pizarras de Priorat tienen mucho más color: junto al tono negro, de una calidad de alquitrán reluciente, aparecen los tonos ferruginosos, oxidados y brillantes, cálidos y esto produce una mezcla de sangre en proceso de coagulación”.

Es imprescindible una visita a la Cartuja de Escaladei, reconstruida en parte, y hacer el circuito a pie que os lleva hasta el Bonrepòs desde donde tendréis una vista perfecta del Montsant y del valle.

Son famosas las Ermitas del Montsant -dieciséis en total- que son accesibles desde varios pueblos del Priorat. Si queréis hacer una excursión a alguna de estas elevadas ermitas, tenéis la recompensa asegurada. Las vistas de barrancos, colinas, valles, acantilados, anfiteatros naturales y bosques son inolvidables.

Por la carretera a Escaladei habréis pasado por el pueblo de Morera de Montsant, elevado, luminoso y rodeado del silencio de la Sierra del Montsant en su espalda. Es un popular punto de partida de excursiones al Parque del Montsant por senderos bien señalizados. Visitar la web del Ayuntamiento: www.morera.altanet.org

6. Porrera-Gratallops

¿Qué ver?

Desde Escaladei tomaréis la carretera T 702 en dirección a Poboleda hasta encontrar la carretera comarcal TP 7402 que os llevará a Porrera y Gratallops pasando por Torroja del Priorat.

Llegados a este punto os proponemos rodar pacientemente por la carretera que serpentea desde Porrera hasta Gratallops para captar el pintoresco paisaje del Priorat que es una maravillosa combinación de terreno áspero, abrupto, rocoso, empinado pero convertido en una especie de jardín de olivos, almendros pero sobre todo de viñedos con todos los planos geométricos imaginables: en terrazas o en bancales en las hondonadas pero inclinado, empinado subiendo arriba por las laderas pedregosas (llicorella o pizarra) de las montañas. En las estaciones de verano y otoño este áspero paisaje se transforma en un cuadro fascinante de colores verdosos o amarillos, rojizos, avinagrados dependiendo de la estación y del tipo de sarmiento de cada viñedo. También observaréis, si os fijáis en ello, innumerables paredes bajas de piedra seca construidas para escalonar las pendientes y convertirlas en bancales llanos, obra de docenas de generaciones de agricultores. Si a mitad de camino os apetece hacer una pequeña excursión de 15 minutos y subir a la ermita de la Virgen de la Consolación (s XII-XIV) podréis contemplar una bellísima combinación de colores, jardinería, botánica y geología. En el recorrido encontraréis bodegas de vino muy bien diseñadas, para poder apuntarse a una cata de vino e incluso pernoctar rodeado de viñedos.

Gratallops es un pueblo que antes del azote de la filoxera era uno de los pueblos más ricos de la comarca. Conserva aún el aspecto de un pueblo grande, con calles anchas empedradas y casas solariegas de buenas proporciones, que conservan los antiguos portales adintelados. La iglesia de St. Llorenç (s. XVIII) es el edificio más destacado.

Lo mismo se puede afirmar del pueblo de Porrera. Son curiosos los abundantes relojes solares del pueblo del s. XIX. Visitar la web de los Ayuntamientos: www.porrera.orgwww.gratallops.altanet.org

Alojamiento

Buil & Giné S.L. (Gratallops) Hotel i Celler**** www.builgine.com
Trossos del Priorat S.L. (Gratallops) Hotel i Celler****

7. Falset

¿Qué ver?

De Gratallops tomaréis la carretera T 710 hasta Falset, capital de la comarca del Priorat, destino de esta etapa de vuestro Itinerario.

Falset es la capital administrativa del Priorat. Es el municipio más poblado de la comarca (2.838 habitantes) con un mercado semanal muy concurrido. Como todos los pueblos de este antiguo país, es un pueblo cargado de historia. En el s.XII ya existía el Castillo residencia de los condes de Prades que fue, entre otras cosas, la cuna de dos reinas catalanas: Elionor de Prades, reina de Chipre y de Jerusalén, y Margarida de Prades, reina de Aragón y última reina de la dinastía de Barcelona como esposa del Rey Martí l’Humà.

Hay que recomendar una visita pausada al Castell del Vi, ubicado en el recinto del antiguo Castillo condal, que es un moderno e interactivo centro de información y exposición de la comarca del Priorat y sobre todo de sus apreciados vinos. Visitar la web del Ayuntamiento: www.falset.org

Alojamiento

Hotel-Hostal Sport (Falset)****
Hotel-Restaurant Lotus Priorat (Falset)***

8. Gandesa

¿Qué ver?

En Falset deberéis tomar la carretera N 420 en dirección a Mora d’Ebre (5.000 habitantes) capital de la comarca de Ribera d’Ebre, atravesada de norte a sur por los meandros del río Ebro. La Ribera d’Ebre es, como su nombre indica, un ancho valle en la que todo gira y confluye en torno a la inmensa corriente del río: huertas, olivares, campos, bosques, pueblos y aldeas con toda su agricultura e industria.

En Móra d’Ebre, podéis subir al castell de Móra, de origen sarraceno, y contemplar unas excelentes panorámicas sobre el río y buena parte de la Comarca con el perfil de las Sierras de Pàndols-Cavalls en el oeste. A continuación os dirigiréis al pueblecito de Miravet por la carretera T 324. Esta es una aldea pequeña de calles estrechas cargadas de historia que sube escalonada desde el río por la parte rocosa de la montaña. En la cima de la montaña se encuentra el famoso y colosal castillo de Miravet de origen sarraceno y luego cedido a la Orden de los Templarios con recintos del s. IX y XII, reconstruido en buena parte y abierto al público. El castillo está estratégicamente situado frente a un meandro espectacular del río que forma casi una semicircunferencia y domina con un perfecto control visual tanto las llanuras de la vega, como el paso del río.

En Miravet aún se conserva “El pas de la barca” que es una barcaza que transporta personas y algunos vehículos de orilla a orilla del río Ebro. Es una manera arcaica de atravesar el río sin puente y actualmente sobre todo un atractivo turístico pintoresco y práctico a la vez!.

Si deseáis conocer, sin embargo, el río Ebro de cerca deberéis considerar la posibilidad de hacer “la Ruta en piragua por el Ebro, desde el paso de la barca en Miravet hasta el aldea de Benifallet” Dicen que es el trozo más bello del Ebro catalán. Es una pequeña aventura al alcance de todos. Desde el agua, y llevados suavemente por la corriente y con la ayuda de vuestro remo, veréis estampas de gran belleza paisajística (bosques de ribera, rocas, barrancos, islas fluviales) histórica (castillos, molinos y aldeas) y sobre todo sentiréis la emoción del paso del río encajonado entre las montañas de Cardó y los contrafuertes de la Sierra de Pàndols-Cavalls. Inolvidable!!

Una vez de regreso a Miravet y repuestos de la aventura, tomaréis la carretera T 324 y os dirigiréis a Pinell de Brai, situados ya en la Comarca de la Terra Alta. Allí os encontraréis con una joya arquitectónica de visita imprescindible e inexcusable: La bodega de la cooperativa construida por el arquitecto César Martinell el año 1918 por encargo de unos cuantos propietarios de tierras de cultivo de viñedo y olivo.

Esta maravillosa Bodega, junto con la de Gandesa, precisa de una breve introducción:

La Terra Alta

La Terra Alta era, como muchas comarcas de Cataluña, tierra de vid, de olivo y de almendros. La catastrófica plaga de la filoxera arrasó y arruinó la viña francesa en la segunda mitad del siglo XIX y se extendió implacablemente por Cataluña empezando por el Empordà a finales del s. XIX y el resto de Cataluña a primeros de s.XX. Hasta que no se volvió a injertar la vid sobre pie de sarmiento de origen americano (resistente a la filoxera), todo el cultivo de la vid sufrió una crisis sin precedentes históricos. El campo se empobreció y los pueblos rurales se despoblaron. Sin embargo, no todo el mundo abandonó el campo y los que se quedaron por propia voluntad o por la fuerza de las duras circunstancias, propietarios grandes, pequeños o arrendados, vieron que la única forma de sobrevivir era uniendo las fuerzas: nació el cooperativismo agrícola que revolucionó el campo y puso en marcha su modernización. La unión hace la fuerza. Este hecho social volvió a dinamizar el campo, elevó la autoestima de los agricultores y permitió recuperar la producción. La euforia después de la tormenta, el espíritu emprendedor de las cooperativas y los estilos imperantes en la arquitectura y la ingeniería, produjeron como resultado unas bodegas espectaculares en medio de un paisaje rústico y en unas aldeas modestas. En la Terra Alta hay dos bodegas cooperativas de vino y de aceite, llamadas por el poeta catalán Angel Guimerá “Catedrales del vino”, de estética Modernista, pero de funcionamiento Novecentista, ejemplos de una avanzada ingeniería industrial agrícola al servicio de la mejora de la productividad, racionalización y calidad del vino y del aceite de la región. El arquitecto de ambas Bodegas fue César Martinell, discípulo de Antoni Gaudí, que persiguió y consiguió unir la utilidad, la economía y la estética, utilizando materiales sencillos (el ladrillo de arcilla) y soluciones elegantes (arcos parabólicos, ladrillo y cerámica de embellecimiento).

Dicho esto, entrad a visitar personalmente la Bodega de Pinell de Brai y os quitaréis el sombrero!!

Horta de Sant Joan

De allí os proponemos tomar la carretera N 230b para empalmar con la T 333 hasta llegar al pueblo de Horta de Sant Joan, después de atravesar la rocosa Serra de Pàndols. Este pequeño pueblo (1.200 habitantes), cargado de historia, rural, mayormente agrícola y ganadero se encuentra situado sobre una colina desde donde se puede contemplar un paisaje de cultivo de cereales, olivos, almendros, extenso viñedo, bosques y como telón de fondo los macizos elevados de los Puertos de Beceite. El núcleo medieval es atractivo: calles estrechas, plaza de la iglesia porticada, el Ayuntamiento renacentista etc. Una visita ineludible es el impresionante edificación del Convento de Sant Salvador (o de la Mare de Déu dels Àngels) de los ss. XIII-XVII al pie del peñasco de Santa Bárbara a 2 kms del pueblo.

Horta de Sant Joan también es conocido por la huella del pintor Pablo Picasso. El pintor pasó allí dos temporadas de juventud y dejó escrito: “Todo lo que sé lo he aprendido en Horta”. Existe el Centre Picasso d’Horta en homenaje a quien inmortalizó el pueblo.

La personalidad del pueblo, el paisaje, la viña de la Terra Alta, el acceso a los Puertos de Beceite han hecho que el volumen de turismo haya aumentado en los últimos años.

Desde Horta os proponemos hacer un poco de ejercicio y emprender la Vía Verde de la Terra Alta en bicicleta desde Arnes hasta Pinell de Brai (25 kms) de suave pendiente siguiendo el trazado de lo que fue el ferrocarril del Valle de Zafan y que debía unir el Municipio de la Puebla de Híjar (Aragón) con el mar mediterráneo en Tortosa. Estuvo en servicio unos 30 años y finalmente se cerró la línea férrea en 1973. Ahora está habilitada con mucho acierto como Vía Verde para disfrute de excursionistas y ciclistas aficionados. La travesía es memorable, puentes estilo películas Harry Potter, túneles, bosques, acantilados y a medio camino una parada inexcusable en el estrecho de Fontcalda con el Santuario de la Font Calda. Unas pasarelas junto a las rocas permiten el acceso a las preciosas pozas del torrente. Zona de picnic y de baño. También se puede llegar en coche. El lugar es de una belleza extraordinaria.

Terminada vuestra aventura, os podéis dirigir al pueblo de Bot (que ya habréis visto en vuestra ruta ciclista) desde Horta de Sant Joan por la carretera T 334. Allí podéis visitar la cooperativa del vino y el aceite para instruiros sobre la viña de la Terra Alta (garnacha sobretodo) y el extraordinario esfuerzo que ha hecho y está haciendo para conseguir unos vinos y aceites de máxima calidad.

Finalmente os invitamos a dirigiros a Gandesa, capital de la comarca, por la carretera TV 3531. Allí tendréis la oportunidad de visitar la otra “Catedral del vino” de Cèsar Martinell (cooperativa agrícola) y podréis dar por terminado vuestro Itinerario 7 acompañando vuestro almuerzo o cena con un buen vino de la Terra Alta, si no sois particularmente abstemios!!. Visitar la web de los Ayuntamientos: www.gandesa.cat  i www.hortadesantjoan.cat

Alojamiento

Can Josep (Bot)***
Les Capçades (Horta de Sant Joan)****

Descárgate el itinerario completo