Itinerario 8

AMETLLA DE MAR - ULLDECONA (215 km)

Comarcas: Baix Ebre / Montsià

1. Ametlla de Mar

¿Qué ver?

El Itinerario 8 comienza en la población costera de L’Ametlla de Mar en la comarca del Baix Ebre. La capital del Baix Ebre es Tortosa, atravesada por el río Ebro, que naturalmente visitaréis durante vuestro recorrido.

L’Ametlla de Mar tiene unos 6.000 habitantes que se llaman “calers” o caleros porque esta población se llama también La Cala. Efectivamente la población está enclavada en una cala natural que, como otras en las proximidades, han sido desde la antigüedad refugios naturales de la costa muy confortables para navegantes y pescadores. Tiene un activo puerto pesquero y también un amplio puerto deportivo. Hoy, los dos motores económicos del municipio son el turismo y la pesca. En cuanto a la pesca es conocido el atún rojo criado y comercializado en l’Ametlla a nivel nacional e internacional. Y en cuanto al turismo, la costa de l’Ametlla hasta Sant Jordi d’Alfama, tiene casi 15 kms de costa cautivadora en la que se alternan los acantilados bajos y perfiles abruptos con innumerables rincones, calas, caletas y playas de arena y de guijarros donde se puede disfrutar de sol, mar y cielo con el trasfondo de los pinares verdes y aromáticos. Visitar la web del Ayuntamiento: www.ametllamar.cat

2. Ampolla

¿Qué ver?

Desde l’Ametlla de Mar os dirigiréis a l’Ampolla por la carretera N 340. L’Ampolla es la puerta norte del Delta del Ebro y tiene por delante la punta del Fangar del Delta.

L’Ampolla es un luminoso pueblecito costero (2.200 habitantes) que se dedica sobre todo a la pesca y al turismo. Tiene puerto pesquero y lonja de pescado con subasta diaria. También tiene puerto deportivo.

En este pueblo es recomendable, si queréis manteneros en forma, emprender una excursión a pie desde el pueblo hasta la Cala de l’Àguila siguiendo los senderos del GR-92 en dirección norte (7 kms. de ida). Con poco desnivel y a orilla de mar pasando por tramos rocosos de colores rojizos, ocres y dorados y por calas de arena o guijarros. Y siempre con el pinar verde a un lado y el mar verde y azul en el otro. Si además, nos acompaña un cielo azul y claro, la excursión puede ser reconfortante, relajante y muy fotogénica!!

Al sur del pueblo, en la playa de l’Arenal, y ya dentro del Parque del Delta, podemos ver la Garganta de la Bassa de les Olles que es la laguna más pequeña del Delta. Visitar la web del Ayuntamiento: www.ampolla.cat

Alojamiento

Hotels Cap Roig (L’Ampolla) ***
Hotel Flamingo (L’Ampolla) ****
Hotels les Oliveres (L’Ampolla) ****

3. Tortosa

¿Qué ver?

Continuaréis vuestro viaje por la carretera N 340 en dirección a Amposta hasta encontrar la desviación hacia Tortosa por la carretera C 42 que debéis seguir hasta la capital del Baix Ebre.

Tortosa, con unos 25.000 habitantes, es la capital de la comarca del Baix Ebre. El río Ebro es su eje y su nervio vital. El río, que ya se encuentra en el tramo final de su curso, se desliza inmenso, perezoso y del color del aluvión fangoso que arrastra y que es el material que hace crecer sin cesar el Delta del Ebro.

En Tortosa, ciudad cargada de historia, podéis visitar el Castell de la Suda (s. X) en la parte alta de la ciudad y que ya había sido la antigua acrópolis romana. Tiene un recinto amurallado. También la Catedral de Santa Maria (s. XV) de estilo gótico y fachada barroca. El barrio judío o el Call es uno de los más antiguos de Cataluña. Visitar la web del Ayuntamiento: www.tortosa.cat

Assut de Xerta

Si remontáis algunos kilómetros río Ebro arriba, podréis contemplar el Assut de Xerta, siguiendo la carretera T 301. L’Assut es un grado o esclusa impresionante construida diagonalmente en el río, donde nacen los canales construidos a derecha e izquierda del Ebro para abastecer de agua a los pueblos y regar los extensos cultivos de huerta, la fruta de la comarca y los arrozales del Delta. Es un hermoso espectáculo ver el caudal del río más grande de la Península Ibérica saltando con una fragorosa fuerza por una larga esclusa construida en diagonal.

Monte Caro

Una escapada también digna de consideración en este momento es la subida al Mirador del Monte Caro (1.442 m de altitud, techo comarcal del Baix Ebre). Desde Tortosa os dirigiréis a Roquetes y de allí tomaréis una senda asfaltada que tras atravesar los olivares de la llanura de Tortosa os llevará serpenteando hasta la cima del Monte Caro. El mirador es un balcón privilegiado que os presenta en su totalidad la geografía de la llanura de Tortosa y el dibujo geométrico de todo el inmenso Delta del Ebro. Alrededor tendréis la cordillera de los Puertos de Beceite (Parque Natural).

Alojamiento

Parador de Tortosa (Tortosa) ****
Hotel Berenguer IV (Tortosa) ***

4. Amposta y Deltebre

¿Qué ver?

Seguidamente os invitamos a dirigiros al corazón del Delta que es la ciudad de Deltebre, pasando por Amposta capital de la comarca del Montsià. Desde Tortosa tomaremos la carretera C 12 en dirección a Amposta.

Amposta es una ciudad de unos 18.000 habitantes a caballo del río Ebro, atravesado por el conocido Puente Colgante con sus dos robustas torres de piedra en forma de arco de triunfo que tensan los cables que sostienen la estructura metálica del puente. También es digno de mención el Castillo medieval de Amposta, edificado por los árabes en el s. X, ubicada en el casco antiguo cerca del río.

De allí, una vez cruzado el majestuoso río Ebro, tomar la carretera TV 3454 en dirección a Deltebre, siguiendo el canal de la izquierda del río Ebro. En Deltebre es aconsejable acudir a uno de los puntos de Información del Parque Natural del Delta donde os proveerán de toda la información necesaria sobre este extensísimo mar de tierra plana ganada al mar por el río Ebro a lo largo de los últimos siglos que llamamos el Delta del Ebro.

Para animaros, ya os podemos adelantar que el Parque Natural se constituyó en 1983 y tiene una superficie absolutamente plana de 320 km2, formada por la aportación continuada de aluvión de fango y limo del río Ebro al desembocar en el mar mediterráneo. El río es el eje que a lo largo de los siglos, ha creado bahías, playas, dunas, salinas, bosques de ribera, lagunas, islas fluviales y una masa de tierra blanda, mitad barro limoso mitad compostaje muy apto para el cultivo intenso del arroz. También es el hábitat de gran diversidad de especies acuáticas, residentes o migratorias (aves, reptiles y anfibios).

Una buena opción es (no) perderse tranquilamente por las estrechas carreteras del Delta y observar, contemplar, oler el entorno. En el lado izquierdo del río podéis llegar hasta la playa de Riumar y la Playa del Fangar que alcanza hasta la punta del Fangar que es un inmenso desierto de arena y barro. Después volveréis a Deltebre para cruzar el Ebro por el flamante puente moderno de Deltebre para acceder a la ribera derecha del río, Sant Jaume d’Enveja, desde donde podéis llegar hasta el Poble Nou del Delta y las lagunas de la Encanyissada y el Clot. La Isla de Buda. Y recorrer la barra del Trabucador hasta la Punta de la Banya. Finalmente por qué no lanzaros al río en barca y hacer un pequeño crucero a flor de agua hasta la desembocadura del río y subir a alguna atalaya de madera punto de observación de la inmensa llanura del Delta. Con facilidad podréis disfrutar de la presencia de alguna bandada de flamencos de pata roja chapoteando en alguna de las lagunas. Es un paisaje absolutamente singular en Cataluña. Visitar la web de los Ayuntamientos: www.amposta.cat i www.deltebre.cat

5. Sant Carles de la Ràpita

¿Qué ver?

Dejando atrás los inmensos arrozales del Delta os dirigiréis al portal sur del Delta que es la ciudad de Sant Carles de la Ràpita en la comarca del Montsià. Lo haréis por la carretera de regreso a Amposta y allí tomaréis la carretera N 340 en dirección a Sant Carles de la Ràpita.

Sant Carles de la Ràpita es una bonita y soleada ciudad costera de 12.500 habitantes que está bien resguardada por la Sierra del Montsià a su espalda y frente al mar por la bahía o puerto natural de los Alfacs formada por el cuerno sur del Delta del Ebro. Tiene un puerto pesquero de los más importantes de Cataluña con Lonja de pescado y también un gran puerto deportivo. Los principales reclamos son las playas soleadas y una exquisita gastronomía de marisco (mejillones, ostras y langostinos rojos) de gran calidad y merecida reputación. Dentro de la bahía dels Alfacs existen importantes viveros de mejillones y ostras que generan un producto de gran calidad.

Para obtener una visión panorámica de la bahía y la ciudad, es conveniente subir a pie o en coche a Lo Mirador La Guardiola. Visitar la web del Ayuntamiento: www.larapita.cat

Alojamiento

Hotel del Port (St. Carles de la Ràpita)***
Hotel Can Batiste (St. Carles de la Ràpita)***

6. Ulldecona

¿Qué ver?

El último destino que os proponemos en vuestro Itinerario actual es la población de Ulldecona en el extremo sur de Cataluña. Para ello sugerimos retornar a Amposta por la carretera N 340 y allí tomar la carretera de Ulldecona (T 331).

Pasaréis por el ancho valle de la Foia entre la sierra de Montsià y la sierra de Godall. Valle ancho y precioso, con suaves inclinaciones y grandes extensiones de olivares. A unos 4 kms antes de llegar a Ulldecona os desviáis a la derecha para subir a la Ermita de la Pietat, que se alza majestuosa en la ladera sureste de la Sierra de Godall. Desde allí arriba obtendréis unas vistas espectaculares del valle de la Foia de Ulldecona y de la sierra del Montsià que da nombre a la comarca. Espacio cultural y espiritual que consta de iglesia y hospedería. Digno de visita y contemplación sin prisa.

Ulldecona. Existe el Castillo de Ulldecona (s.XII) símbolo incuestionable del pueblo, de imponente silueta y carácter. En el centro histórico de Ulldecona cabe destacar la Iglesia de Sant Lluc, de estilo gótico catalán que se alza imponente en el centro de la ciudad y numerosas casas señoriales. También hay que mencionar una serie de casas novecentistas y modernistas destacando, la Casa de la feligresía, obra del famoso arquitecto Cèsar Martinell (discípulo de Gaudí).

Y sobre todo no hay que olvidarse de ir a tomar un paseo por el Museo Natural de los Olivos Milenarios de Fondo de l’Arion, a pocos kilómetros de Ulldecona, creado en 2011 donde podréis disfrutar de la contemplación de 35 ejemplares de olivos, auténticas esculturas vivientes de enormes raíces y formas retorcidas, copas inmensas, troncos gigantescos y fruto abundante. Cuando sus inmensas cabelleras de hojas de palma azulada se revuelven bajo la fuerza del cierzo, se convierten en un auténtico mar de plata. Este valle ha sido siempre muy fértil y el aceite ha sido siempre un cultivo apreciado y de gran calidad, sabor y rendimiento. Visitar la web del Ayuntamiento: www.ulldecona.cat

Descárgate el itinerario completo